Blogia

FRANK EINSTEIN: Walking silly since 2004

La Borja de un rebelde

Pues sí. Éste es uno de los primeros dibujos que se me conocen. De un pequeño monigote que era feliz con un lápiz en la mano que se llamaba Borja, que cuando le decíanq ue cuántos hermanos eran decía "Seis" Y mostraba cuatro deditos de una mano y dos en otra, y que, sorprendentemente sacaba bastante mala nota en dibujo.

Hoy, gracias al tercero de los dedos de la primera mano, puedo ofreceros este Inspector Gadget. Hecho, probablemente, de memoria, porque mi tele no se podía parar y a los pequeñajos no se nos dejaba grabar dibujos porque, por aquel entonces, ponían muchos a la hora de la merienda y no hacía falta grabarlos.

Borja Yagüe, 5 años.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Entre el sueño y la vigilia

Existe en los despertadores una opción celestial. Suele llamarse "snooze" que yo traduzco por "vaguear", te premite parar el despertador de esa llamada a la vida real y dejarte los famosos "cinco minutitos más".

En esos cinco minutos de descuento puedes recibir todos los beneficios de estar dormido estando consciente: la cama está más calentita, las sábanas más suaves, la postura siempre es la más cómoda sea cual sea. Es como si estuvieras frente a la puerta de la realidad, pero con tiempo para detenerte y observar el timbre, el pomo y el piso en el que te encuentras.

Nada más despertarte, te quedes en la cama o no, el tiempo se vuelve corto. A menudo me ha sonado el despertador, he saltado de la cama y me he quedado sentado al borde, y al darme cuenta había pasado media hora.

Y después de esos fabulosos "cinco minutitos" vuelves a la rutina: a vestirte, a desayunar, sacar al perro, trabajar... Pero has tenido esa pequeña visión del paraíso resumida. Un pequeño Refugio de la realidad, una Tierra de Nadie de paso en la que sólo puedes permanecer un poquito cada día. 

PD Acabo de leer "Fábulas: el buen príncipe" Y me ha encantado completamente. Yo quiero ser como Ambrose I, hacer todo lo que hace y cómo lo hace. Apasionante. Cada vez va a mejor la serie.

Un año más

Alguien me explicó no hace mucho tiempo por qué cuando te vas haciendo mayor, los años parece que pasan más rápido. Cuestiones psicológicas, de almacenaje en la memoria y cosas de esas que yo no llego a creerme mucho, porque me parece que los psicólogos muchas veces tratan a las personas como si fueran animales de laboratorio o amasijos de acciones y reacciones. Pero la verdad es que este año ha pasado muy rápido.

Me cuesta pensar que hace un año estaba trabajando como becario en Bankinter, en el departamento de Branding. Un trabajo gris, que me daba un dinerillo, pero a lo que nunca pensaba dedicarme por entero. Y tras un año de monitor y profesor, de pequeños trabajos y de amo de casa ha tenido que ser justo al final cuando vea resultados, que el año que viene (al menos la primera mitad) va a ser muy dura, muy llena de trabajo. Pero de un trabajo que adoro y que me completa como persona.

También ha sido mi primer año entero como casado. Y, francamente, ha tenido momentos de discusiones duras, aunque la mayor parte de ellas han sido por absurdeces, y también ha tenido momentos muy dulces. Un año entero de convivencia del que no me arrepiento ni un solo segundo. Y que después de todo, seguimos más unidos que nunca y con proyectos para el futuro.

Tengo la fortuna de decir que en este año no he perdido ningún amigo, ni nigún ser querido, y sí que he ganado algunos. Que me sigue fascinando Madrid, pero me voy haciendo a vivir lejos de la ciudad, que me ha dejado muchas películas, libros y discos buenos (muchos de los cuales aún tengo en la mesilla) y que en este año que entra voy a necesitar MUCHA música nueva, ya os pediré ayuda a mis gurús habituales.

Y que, a pesar de todas las mandangas de crisis y demás que nos van diciendo en las noticias... Yo no creo que haya estado tan mal. Al menos para mí.

¡Feliz año 2009 a todos!

Who do you want to be?

Una semana bastante curiosa. Tras quitarme de en medio las clases del CAP recibí una llamada. Para un trabajo como comercial en una editorial.

O lo que es lo mismo, para vender enciclopedias.

Estuve en la entrevista donde me metieron prisa por contratarme y más que venderme yo a la empresa se me vendieron ellos a mí,  y ambas cosas me escamaron mucho. Me ofrecían bastante dinero, y no parecía un trabajo difícil. Pero la presura para decidirme me dió muy mala espina y decidí al fin decirles que no.

Salí de la entrevista pensando en si había dejado pasar una gran oportunidad. Encendí el iPod y la Oingo Boingo me gritaba "Who do you want to be?" a lo que yo sólo podía responder que quería ser yo mismo. El problema es si el mundo me va a dejar serlo, claro.

Al llegar a casa, busqué el nombre de la empresa y todo lo que encontré fueron quejas de estafa y demás. Así que prefiero estar sin trabajo pero con la conciencia tranquila que viceversa.

El lunes recibí una llamada de un alemán hablando en inglés como lo hablan los Python cuando imitan a Hitler. Me ofrecía un trabajo de Game tester (probador de videojuegos) ¿Puede haber un trabajo más chulo que ése? El problema es que el sueldo no era nada del otro jueves y me tendría que mudar a Frankfurt, con todas las salchichas. Le dije que me diera un día para pensarlo, era un cambio muy fuerte. Y como buena gente que era, me dijo que sí.

Pero esa misma noche me llega un email que llevaba esperando desde hace tiempo. Gracias a un amigo, vamos a publicar un cómic de 45 páginas y una guía didáctica para profesores, pagada por la UNESCO, y con una gran tirada. El calendario de entrega me marca que va a ser toda la primera mitad del 2009, que va a ser publicado a gran escala y que cuentan conmigo. Y que me pagan muy bien.

Así que la Oingo Boingo tenía razón. Voy a ser dibujante. Lo mismo que llevo siendo desde que tengo conciencia.

2009 se presenta como un año lleno de oportunidades. Y igual que 2007 fue un gran año para mí, tras este tiempo de barbecho y de encontrarme a mí mismo que me ha permitido mi mujer, las cosas van a ir a mucho mejor.

Se os quiere.

¡Feliz Navidad!

Estoy que me salgo

De vuelta de París donde pudimos ver casi todo lo que quisimos y algo más, y además pudiendo acercarnos a las vstas tiendas de la BD (donde me compré un par de Spirous, un catálogo de una exposición de Franquin, el Joker de Azarello y Bermejo, el Black Dossierde Moore y alguna que otra coslla más) me dispongo aenseñaros algunos de los últimos dibujos que he hecho y he subido a la red.

El primero es un homenaje a Sedyas, creador del foro Artbox, del que soy asiduo, al que le vamos a regalar un cadernillo con un monton de dibujos de todos.

Después el cartel del Máster de Pastoral para la FERE, el que más me gusta de todos los que he hecho. El chiste no es mío. No me peguéis.

Y por último un pequeño boceto inicial de lo que puede ser el siguiente proyecto después de Allegretto, una historia ambientada en el mundillo bullicioso de la América de principios del siglo XX.

 

Je m´apelle Jacques Martineau...

... J´ai 25 ans, j´habite á Paris, Place de la Contrescarpe."

Eso es lo primero que se me ocurre al pensar e francia. Lo segundo son los Monty Python desde los alto del castillo diciendo "Alló! Este es el castillo de nuestro Señog Guy de Lombagd!" Y allá qe nos vamos este "mini-puente", a la tierra de los croissants, del Café "Olé", del Pain au chocolat, la creperie, la Tour Eiffel y Jacques Cousteau, le Comandant.

Es curioso que iendo un país con tanta cultura y tantas cosas intresantes que ver yo sólo me acuerde de chorradas, o lo relacione con tonterías....

Eso sí, nos va a hacer un frío que se va a orinar el chien. No obstante, vamos con uena compañía y seguro que lo pasamos muy bien y nos reímos mucho. 

En otro orden de cosas, últimamente me están saliendo muchos proyectos artísticos bien pagados, esperemos que sean para que mi carrera despegue de una vez. Y el CAP, ben gracias.

Y tengo muchas ganas de que llegue la Navidad ya, y poder disfrutar de los míos. La verdad es que, pasada la época chorra adolescent, la Navidad es una época que siempreme ha gustado mucho. Me ilusiona que todo el mundo se pong de acuerdo en cirtas cosas....

 

 

Felicidades, viejo.

Leo hoy en el periódico que Mickey Mouse, uno de los símbolos más importantes de la cultura del siglo XX cumplía 80 añitos. Que no son nada. Curioso que, en el ABC, hagan una noticia teniendo tan poqujita idea del tema y expresando tantas opiniones personales. Me sorprendo leyendo que el Mickey Mouse original era "feísimo" (2 veces en el artículo) y que lo creó Walt Disney. 

De una vez por todas. Infórmense antes de escribir. La animación, el cómic, etc... son vapuleadas por muchos periodistas que se suponen "serios" o "críticos" que no tienen ni idea de lo que hablan.

En primer lugar. Mickey salió del lápiz de Ub Iwerks, amigo y socio de Disney, auqneu después tendrían sus más y sus menos. No obstante, muchas innovaciones técnicas del medio (y del cine) se las debemos a esta mente preclara, olvidada por casi toda la historiografía (me remito a "The man behind the mouse" fabulosa biografía de Iwerks)

Y lo de que antes era "feísimo"... pues hombre, para gustos los colores, pero a todas luces esto es un dibujo "icónico y con personalidad", con una construcción sólida, icónico como pocos (Warhol lo retratará de este modo, aunque ya tuviera versiones "más actualizadas")...

Y, francamente, tras la evolución de muchos años esto es lo que hemos obtenido, perdiendo el juego imposible de las orejas (que no era posible ver en 3D, sino que era un puro juego de animación), y que se mueve como una marioneta de ojos chiquitillos...

Yo creo que no ha envejecido demasiado bien. Sea como sea, es historia y se debería tratar con la seriedad debida. Aunque sean "dibujos para niños"

Felicidades, abuelo.

Lo que va de Allegretto

Intentaré volver a la carga en el Expocomic de Madrid, ahora con algo más acabado, a ver si convenzo a los editores.

Creo que llevanndo esto tengo más posibilidades que en Barcelona.

Dadle al link, que ahí están todas las páginas en orden.

Allegretto

Up!

Simplemente dadle al link. Y hacedlo rápido porque no sé cuánto durará.

Pixar´s: UP!

Mi primera clase ¡chispas!

Pos nada. Ya he dado mi primera clase de Historia del Arte a monstruitos de 4º de ESO.

Arte del Renacimiento.

No ha estado mal. Creo que ellos se han enterado bastante bien y el profesor me ha dicho que la tenía muy bien estructurada y que he sido muy claro. Osea que bien. Aunque no sea la parte del arte con la que más disfruto, para explicarla es bastante fácil.

Es una auténtica pena que en los nuevos planes la Historia del Arte haya quedado relegada a una optativa como mucho, cuando creo que es una herramienta que proporciona tanto placer a los sentidos. Una auténtica pena que, por desconocimiento, privemos a las futuras generaciones (institucionalmente) de disfrutar de Las Meninas, de Miguel Ángel o de tantas otras cosas, de todas las maneras posibles. En fin. Ojalá podamos remediarlo y que la gente pueda disfrutar con el arte y no aprendérselo de memorieta. Ahí entraré yo.

 

Interrumpimos la emisión

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Un pequeño apunte musical

Lo siento. Últimamente con lo del CAP y algunas cosas más ando más liadete de lo normal (como el yogurlado: "Eso es bueno") Pero es que no me aguanto una pequeña curiosidad musical que la Señora de Yagüe hizo saltar en mi interior.

¿Son el cantante de los Killers y Lina Morgan la misma persona?

Lo digo porque el estribillo de su "Somebody Told Me"...

... se parece sospechosamente (¡incluso fonéticamente!) al pegadizo tema de "La tonta del bote" 

Cartel Master en solidaridad...

Igual que hice en Verano el cartel para el otro Máster (sobre Hecho Religioso) de la FERE, pues os pongo por aquí el de Solidaridad.

Mis dibujos son estos, luego a ver cómo los maquetan. Imnaginoq eu bien, porque con el anterior hicieron un trabajo espléndido.

Espero que os gusten, y sobre todo que entendáis bien el significado.

 

Pluton BRB Nero

Os cuelgo mi versión animada de la serie que echan en La 2 todos los miércoles a las 23,30 (a la hora de Muchachada Nui, vamos). Vedla, que mola un puñao.

Se la he mandado a Álex de la Iglesia. A ver is le mola y me da curro :P

Para hacerla en grandote, dadle al linkote.

Y de regalo, la canción que ponen al principio de la serie. ¿Cuándo pasó el Ska de ser una cosa de big bands a ser SkaPe? Qué penita... La canción se llama "Filmmakers´Bleed" Interpretada por la fabulosa Tokio Ska Paradise Orchestra.

A voz en grito

El otro día escribí un artículo bien largo sobre "Monkey: Journey to the west" y se me fue al limbo de Blogia. A la próxima me cambio de servidor.

Cambiando de tema.

Si hay una cosa que no soporto de la música es que suene falsa. Que el tipo que la cante la cante como si fuera karaoke, que no la haga suya. Y esto se suele identificar con varios rasgos comunes. Suelen cerrar los ojos y apretar los labios. Cuando cantan, se preparan cogiendo mucho aire y lo más sorprendente ¡cambian de voz! Cantan con una voz que no es la suya, como si les poseyera un tenor o Papá Pitufo (por poner los dos extremos). Yo creo que si sientes una canción (que para eso casi siempre debes haberla escrito tú o haber experimentado de verdad lo que dice) la cantas con tu voz, con la de todos los días.

¿Para qué toda esta introducción? Pues porque hay canciones que hay que gritarlas. Y ahí tenéis el ejemplo de Screaming Jay Hawkins, que canta "I pu a Spell on You" a voz en grito (que luego versionaría la Creedence también a voces). A este tipo lo echó de su banda Little Richard... ¡por histriónico! Yo creo que, simplemente, le robaba un poco el show (no estoy diciendo que Little Richard no sea un genio, no me malentiendan ustedes.) 

Igual que los Atomic Fireballs, que parece que están poseídos por el vudú y cantan a voz en grito sus hechizos.

 

En fin. Chicos, si alguna vez os hacéis cantantes, aseguraos de que cantáis con vuestra voz, que sois verdaderos. Y no cantantes de chichinabo a los que les escriben canciones sobre cosas que nunca han experimentado.

Como esta niña fabulosa que canta sobre la "sermesa". Nunca ha probado al cervez (ni siquiera sabe pronunciarlo) y hace cosas sólo porque sus padres explotadores se lo mandan. ¡¡Libertad para Wendy Sulca!! (y una vez libre que no la dejen cantar nunca jamás, por Dios)

 

Just like old school

Fabuloso. Un corto de animación con guión de Maurice Noble (que hizo el guión de prácticamente todos los cortos de Chuck Jones) co  una animación espléndida, unos diseños preciosos, unos fondos realmente impactantes, una buena y divertida historia... ¡Disfrutad!

 

¿Nos están engañando con el CD?

 

 Hace un tiempo, Mr. Costello (alias “Pepe Leches”, como le llama la Señora Yagüe) se desmarcó con una afirmación algo radical “Nos llevan engañando con el CD veinte años". Lo dijo porque sacó su último disco, Momofuku, directamente en vinilo y los que quisimos el CD tuvimos que esperar un par de semanas más. Una herramienta de promoción más. No creo que vaya más allá y no hay que darle más importancia que esa.

Mi amigo Gonzo se echó las manos a la cabeza. “¡Anatema!- dijo- ¿Cómo se puede decir eso?”

Pero creo que, filosóficamente hablando, no va tan desencaminado el amigo Costello.

Pongamos por delante que creo que debemos escuchar música, toda la que podamos y la mejor que podamos, sea en el medio que sea. Y que el MP3 es comodísimo de llevar mucha música de un lado a otro. Y en eso no hay discusión posible.

 

Ahora. Teóricamente (permitid que me ponga espeso):

Pongamos que mi amigo Gonzo y yo nos hemos ido a un concierto. Por supuesto, en directo. Tenemos al cantante, al guitarrista, al bajo y al batería. Esa es la Realidad. Que les vemos a todos y los oímos (por medios eléctricos o acústicos). Vale.

Pongamos a comparar dos artes: la música y la pintura.

Ahora tú lo grabas en un LP y yo lo pinto en un cuadro. Ahí tenemos la representación de la realidad, visual y acústica.  

Pero resulta que, igual que mi cuadro tiene imperfecciones, si pones la música en un vinilo, tiene ciertas imperfecciones. Ambas cosas “desvelan el truco”, o te dan a entender que ambas son imitaciones de la Realidad, que lo que fue real fue ese concierto en el que estuvimos tú y yo. Son representaciones sinceras, no esconden que son imperfectas, al verlas u oírlas eres perfectamente consciente de que estas en tu habitación mirando un cuadro u oyendo un LP de ese concierto al que fuimos ya hace tiempo.

Ahora en lugar de un cuadro hago una foto.

Y tú en lugar de dejar la grabadora al aire, la enchufas a la mesa de mezclas y te haces un Cd.

Es obvio que la calidad de ambas “representaciones de la realidad” es mejor. Tienen una calidad visual y acústica innegablemente mejor. Y el referente está mucho más claro y más diáfano que en un cuadro o un LP.

Pero son representaciones tramposas, porque se alejan tanto del referente como las anteriores, pero te engañan haciéndote creer que estás allí. Congelan el tiempo y lo cristalizan, te hacen “estar allí” sin estarlo.

Creo que lo he dejado claro. Pero claro, es una opinión. Y como dijo John Lennon “Las opiniones son como los ojos del culo: todos tenemos el nuestro”.

En fin. Le prometí que le explicaría mi teoría y aquí la tiene.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué pasó el sábado?

Pues lo voy a relatar tal y como lo recuerdo. Que es bastante nítido hasta la una de la mañana y luego se convierte en borroso, borroso.

Me subí en el tren para el reencuentro definitivo de los Holy days en el Rock Palace. allí ensayamos, hicimos planes de futuro, y nos alegramos mucho de vernos.

Después de un ensayo memorable en el que Miqui echó el resto y los demás estuvimos a la altura, nos bajamos a pagar. En total, nos tomamos unos 5 tercios de Heineken, que estaban bastante baratos, todo hay que decirlo.

¿Qué hacer después de eso? Pues con la pinta que llevaba la velada, llamar a mi señora para que se viniera a cenar y me cuidara de mí mismo y del resto de los Holy Days. Nos fuimos a cenar tapeando, donde cayeron otros tres dobles de cerveza. Llega Lorena.

Y a partir de aquí se empieza a poner borrosa la cosa. 

Fuimos a un garito que antes se llamaba Tatoo (creo) y que ahora se llama de otra manera. Creo que allí le enseñé a Antonio el tomo de Hellboy que iba leyendo. Me tomo un cubata y un refresco para Lorena y, como me pareció muy caro, nos fuimos a otro sitio donde ponían a los Arctic Monkeys y despues "Algo se muere en el alma". A Sergio y a Pedrito los hemos perdido en el camino.

Luego allí pedimos nosecuántas cervezas. Me acerco a la barra y veo una lista interminable de chupitos a 1,50. Elijo el que más exótico veo : el Sparrow (Tequila, Ron y Tía María). Y ya fue el acabóse. Recuerdo a Miqui hablando en francés por el móvil, a Antonio bailando sevillanas, una pota en la calle y que no sé cómo, llegué a casa gracias a mi esposa amantísima. Luego creo que vomité otra vez, creía habermelo hecho en los pantalones y un domingo enterito de resaca.

¿Qué hemos sacado en claro? Que los Holy Days vamos a volver con fuerza y que ya no estoy para estos trotes. O a lo mejor sí. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Up close and personal

Viendo "El caballero oscuro" Lorena me comentó algo que es verdad. No importa de qué editorial venga un superhéroe o los orígenes que tenga, una cosa es invariable en casi todos los casos: ha estado rodeado de buenas personas. Spidey tiene a su Tía May, Batman tiene a Alfred, Supers tiene a Martha y Jonathan Kent... Es fundamental estar rodeado de gente buena de verdad para llegar a ser un héroe.

Y me puse a pensar en la gente que me ha rodeado desde pequeño. Tengo grandes influencias buenas, como mi padre (todo un superhéore por pleno derecho), mi madre (que también lo fue), mis hermanos (heoicos todos)... Y me dí cuenta de un secundario que no sólo fue capital en mi infancia, sino también en la de mi madre. La Yeya.

La Yeya era una mujer de pueblo. Yo la conocí cuando ya era muy vieja y crecía para abajo cuando yo lo hacía para arriba. Olía como huelen las personas de pueblo mayores: a trabajo, a sentimientos retraídos, a una vida que no siempre la había tratado bien. No era un olor agradable, pero cuando lo sentías te encontrabas en casa. Desideria (que así se llamaba en realidad) había sido bautizada Yeya por mi madre y todos mis tíos, críos con media lengua por aquel entonces que no sabían pronunciar un nombre que era más una maldición que otra cosa. Y es que a menudo nosotros nos labramos nuestro propio nombre. Ella, que entró jovencísima de ama de cría en casa de mi abuela, se labró el suyo propio.

En los tiempos muertos que le dejaba el cuidar a mi madre y a sus hermanos y hermanas, la Yeya se casó y tuvo un hijo. Que al crecer, por cosas de la vida, se casó con una mujer que martirizaba a su suegra todo lo que podía. No se sabe por qué, pero en este mundo hay gente que disfruta haciendo esas cosas. Puede que tengan alguna motivación o que sean malos porque sí.

Así que mi madre en cuanto pudo se la trajo a Madrid para que viviera con ellos y cuidara a mis hermanos. Y para cuidarla a ella.

Cogía a los niños como la gente que ha tenido que cuidar a muchos: apoyándose al niño contrra la cadera con la mano izquierda para seguir haciendo cosas con la derecha. Yo fui el último niño que ella apoyó en esas caderas desgastadas. Con dos o tres años me tragué un botón y a ella casi le da un infarto. Y decidió que ya estaba muy mayor para tanto niño.

Dejó buen repuesto: su nieta, que había heredado toda la bondad y el buen hacer de su abuela y de la que yo estaba perdidamente enamorado como se enamoran todos los niños pequeños de la chica que les cuida. Hace poco me la crucé a ella y a su marido, que por aquel entonces era su primer novio. Y reconocí en su cara al chaval del que yo estaba celoso con tres años.

Siempre que volvíamos al pueblo íbamos a visitarla. La Yeya nos sacaba galletas y pastas del pueblo (que de niño no me gustaban y ahora adoro) y se sentaba con nosotros. Sobre la mesilla de café había un cenicero de esos con un émbolo que aprietas y gira el platillo, echando las colillas hacia abajo. A mí me encantaba ese cacharro. Y todas las palabras que recuerdo de ella, que tenía esa sabiduría profunda de la gente que ha vivido mucho y no ha aprendido en los libros porque la vida no la ha dejado, las recuerdo con el sonidillo de ese cenicero de fondo. Y cómo la brillaban los ojos, con lágrimaas de alegría siempre que nos veía venir. Y su voz algo cascada que contrastaba con esa risotada limpia, discreta y sincera.

Porque la queríamos. Todos mis hermanos y yo la adorábamos. Como si fuera una tercera abuela más. Con tanto amor en las manos que se le escapaba y no siempre sabía cómo expresarlo.

El día de su muerte lloré mucho. Todos lloramos mucho. Porque éramos su segunda familia, y algunas veces la primera.

Anuncios que odio

Normalmente me lo paso bien viendo anuncios. como sé un poco de esto, pues miro la creatividad, a quién se dirigen... y sobre todo si me entretienen o me hacen comentarlo con la gente "¿Has visto el anuncio de Tal o Tal cosa?". Al fin y al cabo vivimos en la era del Consumo, por mucho que Wall-E nos advierta en contra de ello...

La cosa es que hay varios anuncios que odio con todas mis ganas y me ponen de mala leche. No sé por qué, debe ser algo instintivo, pero he comprobado comentándolo con amigos que no soy el único al que le pasa y le dan ganas de estrellar la tele contra el publicista más cercano.

El de Wipp Express.

¿Qué fue de esa publicidad excelente de Manuel Luque que decía "Busque, compare y si encuentra algo mejor... cómprelo"? Ahora vivimos en la era gilipollesca en la que es "¿Te has manchado? Coge lo más cercano a tí con forma de micrófono y canta como un retrasado: "Wipp Expreeeees". Últimamente me imagino cómo sería un anuncio de estos ambientado en una peli porno, con qué se mancharía y qué cogería la tipa para gritar el eslogan. (¿A que mola? He puesto una burrada pero de manera elegante)

 

Todos los anuncios de Club ZED.

La repanocha. Los suelen poner en los descansos de los Simpson y son siempre dos o tres gilis ya con los huevos peludos que comentan cómo se gastan el dinero en bobadas para el móvil. Hablan con palabras como "Flipa, colega" o "Dabuten" (digo yo que para conectar con los chavales que sisan a sus padres pasta para bajarse el Chiki Chiki al teléfono) y siempre son situaciones muy verosímiles (el tío que habla con dos tipas en el ascensor de su móvil, el tío que habla con dos tipas en el descanso de un rodaje...).

Dan ganas de prender fuego al edificio del Club ZED, que está en la A6....

 

Los de ONO.

¿A quién coño se le ocurre anunciar algo con un payaso demoniaco? Aunque sea para representar a la competencia, lo que se te queda es el payaso cabrón que le pincha el globo a la otra. ¿Y el de la señora con las galletitas? Igual o peor... Pero es que las campañas de Ono han sido todas una patata. Yo no sé si los anuncios los hace el sobrino del dueño o algo así, porque son a cual peor...

 

¡Agh!

En fin. Para acabar este post con buen sabor de boca después de tanta basura os pongo un anuncio animado que hizo Sylvain Chomet (el de Belleville del que tanto os he hablado) de Winthertur. Un anuncio bien hecho, bien animado, con una buena historia, que deja una sonrisa en el rostro...¡Lo tiene todo!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres