Blogia
FRANK EINSTEIN: Walking silly since 2004

¡Que suenen las trompetas!

La verdad es que Lorena y yo nos llevamos una sorpresa muy agradable cuando Alicia, una amiga, nos dijo que su regalo de boda iba a ser la música para la iglesia. Ella es flauta travesera profesional, con todos sus años de solfeo, y va a traernos compañeros suyos para que toquen las cansiones que queramos. Un regalazo, vamos.

Sobre todo sabiendo lo sibaritas que somos ambos con lo de las músicas.

Pues pensando en todo esto, no nos ha dicho qué instrumentos van a traer. Y pensando, pensando, me encantaría que trajeran un trompeta.

No sé qué me pasa con ese instrumento, pero cada vez que oigo una melodía (como la del final de Penny Lane, por ejemplo) me enervo. Me llega una alegría brutal al corazón, unas ganas impresionantes de hacer cosas buenas. Y no me sorprende que en als guerras se utilizaran estos instrumentos para hacer que la gente fuera a la guerra, porque tienen un efecto probablemente psicológico, que hace que te bulla la sangre, que vayas a por todas, que te enajene.

Como en Sunshine de los Carrots, o So happy together de The Turtles, o muchas de los Beach Boys, o tantas canciones con preciosas melodías para trompeta.

Y no me pongo a aprender porqwue me da que es difícil. Y ruidoso mientras que no sepas. Pero me encantaría.

¡Al ataque!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres